VÍDEOS DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

Loading...

VÍDEO DE LA MEJOR SEMANA SANTA VIVIENTE DEL MUNDO

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN EL MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE ACTIVIDADES Y EVENTOS

martes, 14 de enero de 2014

NACER, VIVIR Y MORIR


FRANCISCO MARTÍNEZ CRUZ

PACO EN LOS AÑOS CINCUENTA

MARILOLA Y PACO VIVIENDO SU NOVIAZGO

DON VICENTE CON JULITA Y JOSEFINA, SUS HIJAS

MEDIA LUNA, AÑO 1954

Prácticamente es imposible apreciar el tiempo al mismo ritmo que transcurre. Percibir esta circunstancia no es fácil, y la verdad es que sólo muy de vez en cuando lo apreciamos, siendo entonces, como por sorpresa y a borbotones cuando nos percatamos de los efectos despiadados que ocasiona el transcurrir de la vida, dejando constancia de ello en todo cuanto nos rodea, incluso como es obvio en nosotros mismos. El reloj, como fiel monaguillo servidor de esa liturgia de la existencia, va marcando con el tilín de su inseparable campanilla los momentos importantes de esa carrera de aconteceres y que alguno de los cinco sentidos, siempre dispuestos a transmitirnos sensaciones nuevas o evocar las añejas conocidas, nos transportan a un pasado no muy lejano, pero entrañable casi siempre, ya que incluso las vivencias menos agradables se dulcifican un poco con el paso del tiempo. Lo cierto es que al evocar esos recuerdos nos topamos de frente con la realidad cruel y desnuda de la existencia en la que nacer, vivir y morir son los tres únicos verbos que sabe conjugar.
No todo lo que nos rodea de forma coetánea tiene su "reloj biológico" sincronizado con el nuestro, afortunadamente diría yo, pero lo cierto es que la reflexión muchas veces involuntaria y por tanto inoportuna a veces, nos conducen a vivencias de otros tiempos pasados, adornadas con esa aureola que impregnan los recuerdos, quizá por la certeza de que no se volverán a repetir, ya que parte del elenco de actores que interpretaban la obra nos dejaron cuando la existencia conjugó su tercer y fatídico verbo.
El pasado mes de abril, por razones particulares y después de muchos años de ausencia, he tenido la ocasión de pasar en Cuevas del Campo un mes de forma ininterrumpida, (aunque durante mi ausencia, siempre, y aunque haya sido de manera testimonial, todos los años he venido a fichar como se dice en los ambientes profesionales, cuando pasa uno por delante del controlador de presencias e introduce la tarjeta para validarla). Un día, estando en mi casa, disfrutando en la mañana del renacer primaveral de los árboles del paseo y del bullido del despertar de los gorriones, sus más aguerridos e inseparables huéspedes de toda la vida, se oyó un tremendo estruendo, o a mí me lo pareció así al estar absorto por la paz y el sosiego espiritual que proporcionan los recuerdos y vivencias de otros tiempos, y al preguntar por el origen de tanto ruido, me dijeron y pude comprobar yo mismo el motivo: estaban derribando el edificio de la antigua Botica, la de toda la vida. Era la espoleta que haga estallar por los aires los recuerdos acumulados durante el segundo verbo de la conjugación de mi existencia y centrarlos en ese mismo lugar. Por un momento me vi transportado a mi niñez y al retroceder no pude evitar el topar con el recuerdo agradable de aquella pareja tan entrañable como peculiar que era la que formaban Don Vicente y Doña Julia.
"Recuerdo de manera muy emotiva cuando mi madre me mandaba a comprar "ZZ" para las moscas a la Botica, (no nos olvidemos que la familia de los dípteros por estas latitudes, en cuanto se percataban de la proximidad de los calores del verano eran de los más fieles y perseverantes acompañantes en siestas y atardeceres, siendo en estos menesteres cuando la mayoría de nosotros pusimos en práctica la aplicación de la química), y Don Vicente me decía haciéndome rabiar y contestando a mi solicitud: "coges la mosca, ábrele el bóquilis, échale el polvilis y dípteris mortis", son de aquellas cosas sin más importancia, intrascendentes a todas luces, pero que quizá por el momento en que se dicen o quizá por la simpatía con que se dicen, se van quedando grabadas a lo largo de la vida, jalonando la existencia y marcando las distintas etapas de manera indeleble.
Eran otros tiempos, y la Botica sin lugar a dudas era una institución que nos proporcionaba alivio, además de ser el lugar en donde se elaboraban fórmulas magistrales y se dispensaban específicos con remedios contra casi todos los males conocidos. Más tarde sirvió para damos a conocer y ponernos en contacto con productos de consumo puro y duro como se dice hoy, por lo menos a la gente que nacimos en el pueblo, y cuando comprar un "Danone" conllevaba dos viajes a la farmacia, uno para encargarlo y otro para recogerlo al día siguiente cuando llegase el correo, si las inclemencias del tiempo no lo impedían. Seguramente que los más jóvenes esto les sonará raro, pero no es un error, no, los yogures no hace mucho tiempo se compraban en la farmacia y sólo conocíamos los naturales en tarros de cristal y con devolución de envase fregado. También por aquel entonces sin saberlo, éramos víctimas de la publicidad y casi todos creíamos que yogurt y Danone era el mismo producto.
Con toda seguridad que la vida y todo cuanto le rodea se tiene que ir renovando, se va renovando como una pradera con el rayo, son las reglas de la evolución y la vida misma en sí no es sino una continua carrera de relevos con la meta no se sabe muy bien dónde (o al menos a mí me lo parece), pero el momento previo a la renovación suele ser la muerte que es el tercer y último verbo que conjuga el hecho real de la existencia, y esto cuando menos, provoca una reflexión (o al menos a mí me lo parece).

Francisco Martínez Cruz
Fallecido en Vilafortuny, Cambrils, (Tarragona), el dos de noviembre de 2.006

DON VICENTE

DOÑA JULIA

PUERTA REAL 1964

lunes, 6 de enero de 2014

¡QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!

¿Recuerda cómo era una noche de velatorio, Tía María? “Ibamos tos; unos antes y otros después. Por cualquier cosa se reía uno, pero que no era bonico aquéllo. Luego de madrugá se sacaba de to, como si fuese una boda. Botellas de toas clases, dulces... y por la mañana se iba cada uno cuando podía. Iba mucha gente. Ahora ya se ha quedao a menos. Los velatorios ya no son lo que eran; eso ha cambiao como de la noche al día”. (La Tía María de los Tomates, fallecida)

GRUPO DE JÓVENES AÑOS SESENTA
¿Recuerdas muchas personas de las que pasaron por aquí en aquellos primeros años? Al instante esta recitándome todos aquellos buenos hombres que sembraron las "primeras semillas" de nuestras Cuevas. “El tío Tamayo Bellota, el tío Chingara, el tío Antonio Sacristán, la paciencia que tenía con todos nosotros que acudíamos siempre en invierno, allí, al calor del horno, a darle por saco", me dice cariñosamente; " el tío Vallejo, el tío Cirilo, el Chacho Angel, el tío Eulalio (el abuelo de Manolo el Tambor, que tenía en una libretilla apuntadas todas las estaciones de tren), el tío Puche y otros que sería imposible recordar". (Pepe el Suave, fallecido).

AÑOS CINCUENTA

FLOR Y NATA CUEVEÑA

Los domingos por la tarde, el paseo por la carretera era un rito obligado que había necesariamente que hacer, antes de pasar el resto del tiempo en “Casa de Luis el Turronero, bailando o en la terraza, embriagados por la música de los SORIX”, conjunto musical del pueblo, que amenizaba aquellas largas tardes de invierno o verano (estaba formado y fueron sus fundadores: Manolo el Loco, Antonio Pérez -hoy en Australia,- Quiñones (fallecido), Ramoncito Vico y Emilio Rull. (Pepita Bastidas).

CLASE DE QUINTO (1971/72)

CAÑÁ EL PASO, AL FONDO CUEVAS

PUERTA REAL

PUERTA REAL, PUERTA DEL CHICO JERGA

¿Los carnavales se celebraban entonces? “¡Claro que sí! y era cuando más nos divertíamos. Nos vestíamos de máscaras y nos paseábamos por toas las calles. Para disfrazarnos nos apañábamos con lo que teníamos en casa. Nos tapábamos la cara con cualquier cosa y cuando íbamos a las casas nos destapábamos entonces, pero en la calle nadie nos conocía”, me dice con una sonrisa deliciosa. (Dolores Hortal, fallecida, madre de Metros)

ROMERÍA SAN ISIDRO AÑOS SESENTA

VISTA DEL PASEO, EN EL CENTRO EL AYUNTAMIENTO

VISTA PANORÁMICA DESDE DECARADAS

TEXTOS
Antonio V. Martínez
(La Gente Güena de Cuevas del Campo)

CUANTA POESÍA EN ESTE PEQUEÑO ESPACIO CUEVEÑO, TAN NUESTRO (CARTAS A BERTA)

Querida Berta, tengo las manos tan llenas de flores, de aquéllas que plantamos juntos en nuestro pequeño jardín, aquel día pleno de primavera, que se me caen generosamente por todas partes y debo recogerlas con rapidez antes de que se marchiten.

MAR DEL NEGRATÍN

Deseo decirte, también, que esta tarde mi inspiración brota generosa como las aguas nítidas y limpias que llegan a nuestras casas y campos, por caudalosos y cristalinos manantiales desde  las sierras de Cazorla y Pozo Alcón, para descansar tranquilamente en nuestros campos  cueveños y en nuestro  mar del Negratín, y que es preciso ponerla en letras y versos, pues no sea que se las lleve el viento del olvido y se alejen de mi entorno para siempre...

OCASO AZULADO EN EL MAR DEL NEGRATÍN                         

                        EL AGUA ESTÁ DORMIDA

¡Silencio…!

…porque el agua errante de la sierra
                       ya ha llegado,
está cansada, está dormida,
reposando en su lecho del pantano.

¡Silencio…!
Dejarla dormir tranquila,
junto a las sombras,
allí escondida.

Que nadie  hable,
que nadie narre
los oníricos sueños
de su largo viaje.

Que sea Selene,
que sea el paisaje,
quienes despierten
junto a los juncos
y que pregunten
cada mañana,
en la alborada
al sol naciente.

¡Silencio…
… yo quiero verla,
yo quiero oírla
bajar cantando,
entre las piedras!

Desde el alba se contempla,
el sonido, la luz y su transparencia,
la inmensidad de su entorno,
las caricias de solano,
los amores de las hadas
convertidos en libélulas
posándose en las aguas.

El vuelo de las águilas,
el sonido de los vientos
musicando melodías
al cruzarse entre las cañas,
muy cerca de los pinos.

La magia de las ninfas,
que provocan de elegancia descarada,
las pupilas del viajero, extasiado,
cuando mira asombrado
la grandeza del pantano.

 ¡Silencio,

 …silencio…
 aquí hay vida…!

…porque el agua está dormida;
no rompáis el hechizo y su belleza,
es cosa de los dioses;
dejar que su embrujo permanezca
por los años y los siglos.

Que sus aguas no se vayan
que se queden con nosotros,
que se duerman para siempre
bajo el cielo de esta tierra.

¡Silencio… silencio…!
…el agua ya no canta,
el agua está cansada,
el agua está dormida.  

Este nuevo poema que contemplo y me extasío con sus esencias, me recuerda la profunda emoción que me produjo el cielo, ayer noche, que de tan limpio y nítido se encendía mi alma de grandeza de grandeza sana.

Hubiese querido escribirte todo un  libro entero para explicarte como estaba cuajado de lunas y estrellas brillantes.
Todo era armonía, belleza, eternidad… ¡Qué insoldable riqueza se escondía! Cuánta poesía en ese trocito de espacio cueveño tan nuestro!
Al final, sólo acerté a escribir estas rimas que brotaron de la profundidad de mi alma…
NOCHE EN CALMA

Noche en calma, la luna blanca,
ríe como Icíar y nos mira
y nos besa, la muy osada
de perfumes de plata y mirra.

Noche serena, las estrellas
velan los sueños de nuestras almas
con luces claras y violetas,
en esa hora, ya sosegada.

Si yo llegara hasta el cielo
en esta noche fría y cruda,
volaría ágil como el viento
para robarle su hermosura.

Finalmente otras rimas rutilantes, bermejas, de las que nacieron en esa hora pasada. Es una evocación de una mañana de primavera.
Estaba sentado sólo, en aquella sombra que dividía tu casa y la mía en su lejanía visual, con un cielo amarillo y rosa de la recién y nacida alborada, iniciándose -poco a poco- los trinos bulliciosos y adorables de nuestros minúsculos vecinos ruidosos y alados: los gorriones.
ARCHIPIÉLAGO DE LAS GAVIOTAS


LOS GORRIONES DEL PASEO

¡Qué clamor en los árboles del “Paseo”,
se divisan las acacias  florecidas.
como si llegase la hora del recreo
con los gorriones en sus ramitas!

En la paz de la mañana rosa
los trinos de los pájaros en coro
 se elevan al cielo sonoras
cuando el sol los acaricia de rojo.

El azul celeste se derrama
sobre la entrañable fuente de esta plaza,
y un coro de niños canta
en esas horas de  calma.

Termino ya, mi querida Berta, porque el sueño me invade y me ataca sin piedad en estas postreras horas del ocaso.
Pienso en ti.
LA FUENTE DEL PASEO

PLAYAS DEL MAR DEL NEGRATÍN

domingo, 15 de diciembre de 2013

NAVIDADES CUEVEÑAS DEL SIGLO PASADO

“Recuerdo cuando don Ramón estaba aquí de sacerdote, celebrábamos mucho la Nochebuena, -la cara de Pastora se le ilumina como a una cría y se pone a sonreír- al Niño Jesús le pusieron en los bracillos como unas anillas así en la espaldilla y había un cable muy tensao desde el coro de la iglesia hasta el altar.
Un año estaba to el mundo mirando pal coro porque aquéllo daba sensación de verlo bajar por el aire tan bonico. Ese año se vio que lo tensaron mal porque cuando don Ramón dio el tironcillo desde el altar. La cuerda se quebró y el Niño Jesús se hizo añicos el pobre, en el suelo”. (La Gente Güena de Cuevas del Campo: Pastora Ruiz, fallecida) 

EN EL PORTAL DE BELÉN
“Las Navidades de aquellas épocas eran fabulosas. Recuerdo, antes de la guerra, las misas de gozo y aquellos villancicos a las seis de la mañana, de noche por tos sitios. Nos matábamos llamándonos unos a otros. ¡Que han tocao a misa! ¡Que han tocao a misa! ¡Vamos!”
La verdad es que en la cara de Gregorio se refleja a raudales, la rabia y la nostalgia por haber dejado perder momentos tan gratos; pero la vida es así siempre, la vida es historia y la historia pertenece al pasado.
Después de unos instantes prosigue con su entusiasmo contagioso y desbordante. “Recuerdo que eran unas misas muy bonicas. Aquella iglesia tenía coro. Tocábamos arriba, cantábamos... Nos tirábamos casi dos meses ensayando. Después de las misas nos íbamos todos a casa de algún amigo o amiga y formábamos baile. Yo me he divertido mucho”. (Gregorio el Loco, fallecido)

miércoles, 4 de diciembre de 2013

ESTAS NAVIDADES VENTE A PASARLAS CON NOSOTROS A CUEVAS DEL CAMPO

En esta tierra del "Altiplano de Granada" aún habitamos en cuevas ancestrales, centenarias y "seguras" que mantienen una autenticidad que se creía perdida. Cuevas blancas como la nieve que desde este gran mirador "cueveño" vemos todo el año la grandeza de Sierra Nevada, la Sierra de Baza y las de Cazorla y Pozo Alcón. Gentes sencillas, humildes y acogedoras hasta lo inimaginable... 


MAR DEL NEGRATÍN Y CUEVAS DEL CAMPO

CUEVA DE LA PASIÓN

Un pueblo ganado a la tierra, a sus lomas. Pasear por nuestras calles es subir y bajar por antiguas cañadas, por lomas que esconden la magia de cuevas centenarias. Todavía sus nombres ancestrales nos envuelven de vida y belleza con nombres tan auténticos como Cantarranas, Gorrión, Cuartones, Majaviejas, Garberas, Polvorín…
Conocer y vivir unos días con nosotros es detenerse, es hablar con las gentes sencillas de esta tierra nuestra que año tras año y en esta misma época huelen a olivo y aceite virgen extra por los cuatro costados, es "ligar" -tomar unas cañas- con los amigos o contigo y disfrutar con nuestra Semana Santa Viviente, galardonada internacionalmente y declarada Fiesta de Interés Turístico y Patrimonio Inmaterial de Andalucía.
No te olvides que tú también puedes pasear entre cañadas preñadas de olivos, alcaparras y almendros, por donde hace más de dos mil años -por nuestra tierra- pasaron el cartaginés Anibal con sus ejércitos, las legiones romanas y los árabes ni lo dudaron, por eso se quedaron cientos de años con nosotros hasta que lo Reyes Católicos “les invitaron a marcharse”. Si ellos ya lo hicieron, ¿por qué tú no?
¡¡¡NO LO DUDES, ESTAS NAVIDADES VENTE A PASARLAS CON NOSOTROS A CUEVAS DEL CAMPO, NO TE ARREPENTIRÁS!!!
Y coronando su testa, un hermoso y extenso tapiz de verdes olivos cubriendo serenamente sus cañadas, laborados y mimados amorosamente por sus gentes hasta conseguir, finalmente ese regio óleo, elixir de los dioses: el aceite de oliva.

COMEDOR EN LA CUEVA DE TRIANA

DORMITORIO

FACHADA

CUEVA DEL OLIVO EN CANTARRANAS

COMEDOR

PULSA EN...



viernes, 11 de octubre de 2013

CARTAS A BERTA, CAPÍTULO DE MI NUEVO LIBRO: "DESDE EL MIRADOR DEL NEGRATÍN, POEMAS Y VERSOS"

Querida Berta, una promesa te hice y llega el momento de cumplirla, no sea que por olvido se la lleve el viento.
Siguiendo mi costumbre -es el momento más propicio- te escribo estas letras en la paz de este otoño silencioso de 1967, lejos de la jornada de trabajo, por cierto bastante lluviosa. Sólo las notas musicales de un concierto para piano de Mozart, triste y nostálgico, irrumpen mi estancia y mis oídos.
Como sabes -todavía soy un principiante en lides literarias- mi afán es la búsqueda incesante del estilo y la forma de la belleza poética, inseminada de niño con todo mimo y cariño por mi abuela paterna. Así lo expreso en estas breves rimas a la musa de mi inspiración que siempre has sido tú, desde nuestra tierna adolescencia, aquel maravilloso día que nos prometimos amor eterno en una de las lomas de nuestro pueblo, frente a tu casa. ¿Te acuerdas?

BERTA

Ven, dame tu presencia
que me muero sin morir,
pues sólo tu belleza
da aliento a mi vivir.

EL ALMENDRO CUEVEÑO

Quizás por ser novato me he perdido por caminos, como son los sonetos. Ignorante de su arte y difícil técnica me he propuesto hacer “pinitos” en esta materia.
Parecen fáciles los de Lope de Vega, Pemán, Juan Ramón Jiménez…etc. Pero al adentrarme en ellos, uno se encuentra como aprisionado por el patrón y la rima invariable y endecasílaba.
Como recuerdo de estos primeros intentos, he aquí mi primer ejemplo:

EL ALMENDRO

Primorosa es tu copa blanqueada
¡Oh almendro! florido de la huerta
sobre mi tierra cueveña y yerta
bajo la luz de la luna plateada.

Se mece tu flor en ramas arqueadas
y entre brillos malvas se proyecta
dentro de mi alma, su fina silueta,
amor y sueño de noche albeada.

Derroche de fragancias y olores,
engalanado de oro divino,
brota de tu copa alba y pura.

Por ti se viste de ricos colores
la mustia tierra, y por el camino
hechizado irradias por tu hermosura.

EL OTOÑO

En este nuevo poema, “Nostalgia” representa la inspiración que, a veces, se va súbitamente como se aparece en otras y juega a esconderse como dos jóvenes enamorados y que es preciso, entonces, recuperarla con esmero y paciencia.

NOSTALGIA

Bajo la nítida luz de tus estrellas
que velan mi infinito desconsuelo,
miro triste, al dorado cielo
buscando la flor escondida en ellas.

Fue Selene, por la senda bella
en noches cargadas de anhelo
quien te ocultó tras un tupido velo
jugando con las sombras, allí quieta.

Irradiando luz serena
de brillos ébanos en tu pelo,
lágrimas añil violeta,
esparcidas por el eco.

Océano de luminária
irradiando de hermosura.
te meces en la tibieza
por la media noche oscura

AMAPOLAS CUEVEÑAS EN LA COLONIA

Para terminar hoy, mi amada Berta, te leo unos versos que he compuesto en esta tarde apacible. Es un canto a una flor humilde y sencilla de nuestros campos y cañadas, la amapola cueveña, pero siempre llena de encanto, con sus pétalos bermejos entre trigales verdes, danzando al son del viento -aun recuerdo aquel inolvidable año, en la romería de san Isidro, a punto de incorporarme con poca gana pero obligatoriamente- a la “mili”.
Recuerdo con retazos de añoranza y gran cariño, que comimos y bebimos sentados con algunos de nuestros amigos en un bancal de la Colonia cuajado de bellísimas amapolas, junto a las sombras de unos olivos.

AMAPOLA CUEVEÑA

Amapola, dulce flor mía,
que aromatizas los caminos
de fragancias y alegría
con tus perfumes divinos.

Eres sencilla y pura
con ese encanto de oro
de tus pétalos de púrpura
que es tu mayor tesoro.

No gozas de ser hermosa
ni presumes como la rosa,
mas, ¡qué humilde riqueza
encierra tu sutil corola!

En cañadas de trigo y cebada
haces tu pobre morada,
pero si vienes conmigo
tendrás un hogar en mi alma.

Amapola flor serena,
grana como el corazón,
hechizo de primavera.
¡Cuán casta es tu pasión!
en esta tarde violeta.

Querida Berta, con este ramillete generoso de versos, pongo punto y final a mis letras en este mi primer día como principiante de poeta, pues es muy tarde y en la mesa me espera, ya, la cena bien fría.
Espero con ansia el próximo día.

miércoles, 2 de octubre de 2013

AVESTRUCES CUEVEÑOS EN CUEVAS DEL CAMPO


El Aviario Truztoni, es una empresa familiar que comenzó dedicada a la comercialización y distribución de productos del avestruz, obtenida de sus propios animales, criados y seleccionados en su Explotación Agrícola Ganadera de Cuevas del Campo (Granada).
Sus comienzos se sitúan en 1996, con una pequeña explotación de treinta animales la cual fue aumentando hasta considerarse a día de hoy, una de las mayores empresas dedicadas al avestruz, con doscientos reproductores y un centro de incubación para más de cinco mil huevos.
En 2007, Antonio Jesús Pérez -su propietario- decide hacer una ampliación de la explotación incluyendo la cría de otras especies de pluma ya que su gran pasión fue siempre la cría de faisanes y ocas; en un principio se inició con los faisanes dorados y después con faisanes gigi, lady, plata y faisanes venerados, con la idea de ir metiendo nuevas especies poco a poco.
También aparecen en su explotación avesnexótics como agaparnis, rosicolli, y parejas ninfas grises, perladas y ninfas amarillas, pensando siempre en continuar poco a poco aumentando las especies a criar.



AVESTRUZ "CUEVEÑO" AL FONDO EL JABALCÓN

AVESTRUCES DE UN AÑO

POLLO DE AVESTRUZ
Antonio Jesús dispone de una de las explotaciones de reproductores más grandes de Europa con doscientos reproductores y un centro de incubación para cinco mil huevos.
Actualmente cuenta con una granja con sesenta mil metros cuadrados en la que hay cuatro corrales de unos doce a catorce mil metros cuadrados. En estos corrales se pueden poner hasta sesenta animales reproductores; en ellos disponen de un comedero tipo tolva para 2.500 kg. de pienso y bebederos de boya para que les salga el agua sola, pués hay que evitar todo el trabajo posible.
Los animales hacen en cada corral un nido colectivo donde ponen todas las hembras; suele ser un agujero, en el suelo, de unos diez metros cuadrados que escarban solamente los macho.
El centro de incubación lo tenemos a poco más de dos km. de la explotación de los reproductores y cuenta con una nave de cuatrocientos veinte metros cuadrados, donde dispone de cuatro incubadoras de mil doscientos huevos y dos de quinientos sesenta.
Tiene, también, dos cuartos de nacedoras, corrales para el secado de los pollos y corrales de espera donde están los pollitos hasta su salida para la venta.

AVESTRUCES CUEVEÑOS DE UN AÑO

POLLITOS COMIENDO
Cuidados y Manejo

El manejo   de estos  animales  es  muy sencillo. Está  formado en  dos secciones: reproductores y pollitos.
Los reproductores como he comentado anteriormente tienen comederos y bebederos automáticos por lo que únicamente hay que vigilarlos por si se atrancan o se rompe algo. El trabajo fundamental en este lugar es vigilar la postura de los huevos ya que al tener nidos colectivos, cuando se juntan muchos y empiezan por un lado a meterse las hembras a poner y por otro los machos que al ver a las hembras echarse van a pisarla, si los dejas pueden romper algún huevo, por lo que hay que dar varias vueltas constantemente para ir recogiendo los huevos.
Los pollitos tienen los mismos cuidados como si criáramos pollitos de gallina pero a lo grande, hay que tener siempre en cuenta su edad, no su tamaño, ya que nacen con el tamaño de una perdiz con más de un kg de peso.
Durante los dos primeros meses hay que tener cuidado de que no pasen frio y no se mojen si llueve, por las noches hay que encerrarlos en un sitio recogido y por el día soltarlos al sol. A partir de los dos meses ya no hay que preocuparse por el tiempo. Sorprende ver y comprobar que los avestruces son animales muy curiosos pues siempre van detrás del dueño y por lo que he visto les gusta mucha la compañía de la gente.

AL AIRE LIBRE